miércoles, 8 de octubre de 2008

Haciendo turismo en la torre inclinada de Pisa

Torre de Pisa

En realidad lo que se conoce comúnmente como la Torre inclinada de Pisa es el campanario de la Catedral (o Duomo) de Pisa.

Fue construida la Torre de Pisa en tres períodos. Debemos los inicios de las obras a Bonanno Pisano. La construcción se empezó en el año 1173 y los trabajos continuaron durante cinco años. Habiéndose levantado tres pisos de la Torre, ya se observó entonces una ostensible inclinación, abandonándose por el momento el proyecto.

Giovanni di Simone, noventa años después de la muerte de Bonanno, prosiguió con las labores de construcción de la torre, intentando por todos los medios, a partir del tercer piso, enderezar la misma. Giovanni di Simone fue un notable arquitecto de su época, y a él se deben la ejecución de importantes monumentos de aquel período, como la Iglesia de S. Francesco. Sin embargo, Giovanni di Simone tampoco logró terminar la Torre, que dejó inconclusa. Murió en la batalla de la Meloria.

Más adelante, Pisa entró en decadencia. Los trabajos para acabar la Torre hubieron de esperar nuevamente mejores tiempos. El campanario fue acabado en fin por Tommaso Pisano en el año 1350.

La torre de Pisa es mundialmente famosa en todo el mundo, no solamente por su esbelta belleza y por su historia, sino sobre todo por su acusada y conocida inclinación. La torre fue construida sobre tierras de aluvión de formación reciente, y en este hecho reside la incapacidad del terreno para sostener su peso.

Torre inclinada de Pisa

La inclinación que presenta es aproximadamente de cinco metros sobre sus cincuenta y seis metros de altura. La torre se iba inclinando más o menos un milímetro cada año; tras los trabajos realizados durante meses por los técnicos, se espera poder estabilizarla finalmente.

Como se decía en un principio, la torre actúa hoy como el campanario de la Catedral (Duomo) de Pisa.

La torre de Pisa forma parte del famosísimo conjunto de la Piazza dei Miracoli ("Plaza o campo de los Milagros"). De este conjunto forman parte, además de la torre, la Catedral o Duomo, de estilo románico pisano (empezada en el año 1063 y acabada a finales del siglo XII), el Battistero (siglos XII-XIII), de estilo románico-gótico y el Camposanto Monumentale.

Pocos lugares existen en el mundo más conocidos que la torre inclinada de Pisa. Pocos también son los lugares más visitados por los turistas, ahora que tras diez años de clausura para llevar a cabo los necesarios trabajos de anclaje de la torre, está abierta al público.

La torre de Pisa forma parte del imaginario de todos nosotros, ya desde nuestra más tierna infancia, todos estamos familiarizados con su extraña y característica inclinación. En todo el mundo y en la misma Italia existen numerosas y bellas torres inclinadas (como las conocidas torres inclinadas de Bolonia), sin embargo la belleza incomparable de la torre de Pisa apenas si tiene rival. Su encanto y su arte hechiza a cualquier viajero que se acerque a contemplarla y que ascienda sus pisos. Tanto enamora que ha llegado a ser a través el tiempo un símbolo de las maravillas de Italia, un maravilloso símbolo de los inmensos tesoros artísticos y naturales que alberga el país transalpino.